Se prohibirán salidas transitorias a condenados por delitos graves.
Tampoco se los podría beneficiar con la libertad condicional.
Buenos Aires. El asesinato de Micaela García apuró el tratamiento en el Senado del proyecto que limita las excarcelaciones de presos condenados por delitos graves. La iniciativa podría ser convertida en ley la semana próxima, porque ya tiene la media sanción de la Cámara de Diputados.

El proyecto –cuyo autor es el radical Luis Petri– está pendiente de ser convertido en ley nacional desde hace seis meses.

El crimen de Micaela movió el avispero en el Senado: el miércoles próximo, la ministra Patricia Bullrich se reunirá en el Congreso con los jefes de las bancadas, a quienes les expondrá su punto de vista sobre la iniciativa (a favor).

El presidente del bloque PJ-Frente para la Victoria, Miguel 
Pichetto, habló ayer con la ministra, a quien le anticipó su acuerdo con la iniciativa de Petri, que también fue promovida por Sergio Massa (Frente Renovador).
Además, Pichetto le adelantó que en su visita le planteará una serie de proyectos sobre seguridad, que “no pudieron ser aprobados” durante el gobierno de Cristina Kirchner, debido a cierta visión más garantista de esta administración.

RELACIONADAS
Piden perpetua por el crimen de Romina Cisterna
El apoyo de Pichetto no es menor: el rionegrino comanda un bloque de 35 de los 72 senadores, de modo que la aprobación de la ley es un casi hecho. La incógnita es cuándo: podría ser la misma semana que viene. Tras la visita de Bullrich se hará el plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Seguridad Interior y Narcotráfico, que iniciará el debate y, posiblemente, emita dictámenes sobre la iniciativa. Pero la sesión aún no tiene fecha.

Con todo, la conmoción nacional por el caso Micaela genera un consenso entre los senadores sobre la necesidad de limitar las excarcelaciones.

“Esto seguramente se va aprobar pronto”, vaticinó en diálogo con La Voz el senador Julio Cobos, quien comparte dentro del radicalismo el mismo espacio con Petri.

La iniciativa aprobada en 
Diputados es una modificación de la ley 24.660, de Ejecución de la Pena. Según esta norma, cuando un preso que fue condenado cumple la mitad de la pena, si ha tenido una buena conducta y su perfil psicológico es adecuado, puede solicitarle a la Justicia salidas transitorias. Y si cumple los dos tercios de la pena, puede pedir la libertad condicional.

Ambos beneficios son dispuestos de manera discrecional por el juez. Si se aprueba en el Senado el proyecto de Petri, no se permitirán ni las salidas transitorias ni la libertad condicional para delitos graves, tales como homicidio, secuestro extorsivo y violación.

El presidente de la Comisión de Justicia del Senado, Pedro Guastavino, indicó que la Ley de Ejecución de la Pena ya fue modificada en 2011, cuando se limitaron las excarcelaciones a presos por delitos de abuso sexual gravemente ultrajantes, abusos seguidos de muerte y corrupción de menores.

Agregó que, al año siguiente, el Senado derogó la figura del avenimiento, que permitía la exención de la pena para el imputado si se casaba con su víctima.

Dejá un comentario