Las cámaras de seguridad de un hotel alojamiento registraron cuando los oficiales agredían al dueño.
Les iniciaron sumarios administrativos.
Dos efectivos de la Policía de la Ciudad fueron pasados a disponibilidad luego de haber quedado filmados por una cámara de seguridad cuando agredían al dueño de un albergue transitorio en el barrio porteño de Constitución, informaron fuentes policiales.

Se trata de un cabo primero y un sargento de la fuerza, a quienes se les iniciaron sumarios administrativos de parte de la Oficina de Transparencia y Control Externo de la Policía de la Ciudad, tras haber sido reconocidos en el video de las cámaras de seguridad del lugar donde se observa la agresión.

El hecho que se conoció en las últimas horas ocurrió a las 4 de la madrugada del sábado último en el hotel ubicado en la calle Juan de Garay al 1300, en el mencionado barrio del sur de Buenos Aires, donde los policías bloquearon la rampa de ingreso al garaje supuestamente para realizar un control vehicular.

Marcos, uno de los dueños del albergue transitorio, contó a Télam que su hermano, de 25 años, salió del hotel para pedirle que corrieran el patrullero.
“Mi hermano salió para pedirles por favor si podían mover el patrullero, porque estaban obstruyendo la entrada del hotel, no podía entrar ni salir nadie”, explicó el joven, quien agregó que su hermano “se acercó amablemente y les pidió que se corrieran porque también había un auto bajo el portón, esperando para poder salir”.

“La Policía comenzó a prepotearlo y a decirle que si era macho les sacara una foto o subiera un video para mostrarlo”, contó.

Tras ese episodio y como se puede observar en un video de seguridad al que tuvo acceso Télam, el muchacho entró al hotel y buscó su teléfono celular, tras lo cual salió para filmar la situación y fotografiar a los agentes junto al patrullero.

“Cuando salió, los policías movieron el auto hacia adelante de forma intimidatoria, ahí se ve el flash de la cámara y se ve que eso hizo que se enojaran”, continuó el hermano del agredido.

Según registró la cámara, los dos efectivos se acercaron inmediatamente al joven y lo empujaron contra la pared sosteniéndolo del cuello, aunque su hermano aclaró que no le generaron lesiones de gravedad.

En ese momento, en el que los efectivos habrían insultado al dueño del hotel, además de intimidarlo físicamente, vecinos de la cuadra y otras personas que circulaban por la zona comenzaron a acercarse para ver qué sucedía.

“Parece que no les gustó para nada y se fueron, enseguida se retiraron”, comentó Marcos, quien también dijo que su hermano “pensó que lo iban a matar o que le iban a hacer algo”.

Días más tarde los dos hermanos, con ayuda de un conocido suyo que trabaja en la Policía, realizaron la denuncia en la comisaría 16va. presentando el video de seguridad como prueba.

A partir de ese momento, la denuncia pasó a ser investigada por el Juzgado Criminal y Correccional 55, a cargo de Alejandro Litvack.

Dejá un comentario